Escribe, canta, dibuja, investiga, baila, lee, explora.
Haz todo aquello que te permita expresar tus miedos, complejos e inseguridades.

Hazlo para descubrirte a ti mismo.
Hazlo porque estas cansado.
Hazlo porque ya no puedes.
Hazlo porque tienes ganas.
Hazlo porque te nace, porque necesitas desahogarte.
Porque ya no sabes que mas hacer.
Porque es lo mejor que sabes hacer.
Conoce personas nuevas.

Pregúntales cosas que normalmente no harías por temor a ser juzgado.
Estas a una decisiòn de cambiar tu vida. 
Pero no lo sabràs hasta que lo hagas.
No mas excusas.
No mas dudas.
Hazlo y punto.





Recuerda, revive pero no te quedes estancado en el pasado. 

No todo lo de antes era mejor ni cada cosa nueva supone una tontería.
 

Dale la oportunidad a lo nuevo, experimenta otro punto de vista.
 

Crece, descubre, experimenta y crea tus propias conclusiones.

-Kari Rdz  




Parece que cada día que pasa, nuestro mundo parece empeorar un poco más.

La gasolina aumenta, los precios también. Nuestra realidad parece un reality show cada vez más bizarro, donde se vuelven estrellas personas sin nada positivo que ofrecer.

Celebramos lo irreal, pero nos quejamos que cada vez todo luce más falso.

Ahí vamos, preocupandonos por cosas externas a nuestro control y dejando de hacer las cosa que si podemos manejar.

Quejándonos de los demás sin darnos cuenta de nuestros defectos.
Intentando ser mejor que los demás, y los demás intentando ser mejor que nosotros.
Todos inmersos en el mismo ciclo sin fin.

Te presionas por sacar buenas calificaciones, terminar la carrera, conseguir un buen trabajo, a alguien que te amé (o ya de perdido alguien que no se aburra tanto contigo), conseguir un aumento, comprar una casa, trabajar más para comprar un buen carro, agradarle a gente que ni conoces.

¿Por qué?

Porque de esa manera se vive la vida, al menos es la vida que se nos enseña a desear.
No es malo, pero quizá hay algo más.

Estar en silencio, ir a pasear, pintar, dibujar, escribir, cantar, viajar, conocer gente interesante, gritar, correr, vivir para ti.

¿Qué nos espera este 2017?


¿Alegría? Mucha

¿Risas? A montones

¿Decepciones? Si, tal vez muchas y por causas ajenas a nosotros.

¿Frustración? Un poco, no te lo voy a negar.

¿Esperanza? Sí, es la más importante.

¿Aventuras? Muchísimas

¿Experiencias? Todas las que tú quieras vivir.

Pero sobre todo, sabiduría.



2017 será un año increíble, eso te lo puedo asegurar.
*Todo el crédito de la imagen a su respectivo autor/es

Crecer es la forma más interesante de ponerte a prueba cada día.
Ser adulto es complicado, es la forma en la que te enfrentas a los problemas de la mejor manera que se te pueda ocurrir.

Nadie sabe lo que esta haciendo.
Todos improvisan (si es que no estamos solo imitando las conductas de nuestros padres y abuelos).
Sin embargo, todos fingimos saber que es lo que hacemos.
Esa falsa seguridad es la que nos permite continuar con el engaño; para despistar un poco que en el fondo seguimos sintiendo como niños.

El tiempo pasa en aquellos que nos rodean.
Podemos ver los cambios en su apariencia, conductas y formas de pensar.
Sentimos que el tiempo no nos toca.
Que se se rinde a nuestra voluntad.
"¿Viejo yo? Pero si apenas tengo _____.
¡Que se preocupen los demás por el tiempo!"

Me gusta crecer, pero me aterra hacerme grande.
Es confuso, si.
Es lógico, no.

No haga mucho caso de esta entrada por favor, son divagaciones necesarias para comprender los propios pensamientos.



Escribir debe ser algo que te guste hacer.
Algo que disfrutes.
Algo que te permita expresar todo lo que a veces la voz no es capaz de pronunciar.

Pero tal vez en más de una ocasión te haz preguntado sobre que escribir.
Las ideas no fluyen.
No parece haber tema interesante.
Terminas por frustrarte y dejas tus ganas de escribir para otro día en el que te sientas más "inspirado".
¿Sobre que escribir?

Escribe sobre una serie nueva.
Escribe tu opinión sobre un acontecimiento actual.
Escribe sobre tu día.
Lo que te gusta.
Lo que te disgusta.
Escribe sobre el futuro.
Escribe sobre el ayer.
Escribe lo que te gustaría realizar en 5 años.
Escribe sobre tus temores.
Escribe sobre tus pasiones.
Escribe una carta a alguien con cosas que siempre le quisiste decir y nunca te atreviste.
Escribe una historia contigo como protagonista.
Escribe un cuento de terror.
Escribe una carta a tu yo de hace 10 años.
Escribe el guion de una película que te encantaría ver.
Escribe sobre tu familia.
Escribe sobre tu mascota.
Escribe tus ideas.
Escribe para un destinatario imaginario.
Escribe para ti.
Escribe para ordenar tus pensamientos.
Escribe sobre las estrellas.
Escribe tus sueños.
Escribe tus pesadillas.

Escribe, escribe, escribe.

Siempre habrá alguien dispuesto a leerte.
Pero nunca dejes de escribir.

-Kari Rodríguez




Pixar, la casa de animación que nos trajo joyas como Wall-e, Toy Story y por supuesto Buscando a Nemo, regresa este año a ofrecernos una continuación de una emblemática historia con un mensaje muy similar a su predecesora: no hay nada que no haríamos por encontrar a quienes amamos.

*Tranquilos, pueden leer hasta el final sin temor a ser spoileados*

Dory fue un personaje clave para que el pez payaso neurótico de nombre Marlín encontrara a su hijo a través de un viaje que implico una aventura recorriendo todo el océano, y en esta ocasión Dory deja atrás el papel de compañera para embarcarse en su propia aventura.

Con un inicio un poco lento, buscando a Dory nos ayuda a adentrarnos en el pasado de la protagonista a través de flashbacks que llegan a su memoria con la misma rapidez con la que los olvida (Recordando que Dory sufre de pérdida de memoria de corto plazo).

A través de estos pequeños recuerdos, Dory inicia un viaje para encontrar a sus padres en compañía de Marlín y Nemo. Con la introducción de nuevos personajes, nuevos escenarios y nuevas aventuras, la película hace guiños muy sutiles a su predecesora (lo que se agradece enormemente) para deleite del espectador.

Sin embargo, hay un mensaje muy poderoso en esta película: ¿Qué significa vivir con una enfermedad que afecta cada aspecto de tu vida? ¿Cuáles son los temores de las personas que rodean a un ser amado con habilidades diferentes? ¿De qué manera tratamos a las personas con capacidades diferentes a las nuestras? ¿Somos incluyentes o sobreprotectores con ellos?

Un acierto muy grande de la película es transmitir tan vívidamente las emociones de sus personajes a través de la pantalla. En varios momentos se puede sentir la desesperación de Dory por obligarse a recordar lo que ha olvidado y la manera en la que su condición de pérdida de memoria la llevo a sobreponerse a sus limitaciones para salir adelante.

La animación es increíblemente realista, muy fluida. El tiempo narrativo es excelente, aunque se puede percibir un poco lento al inicio. 

El elenco de actores en el doblaje para Latinoamérica se mantiene casi intacto para los personajes que conocimos en la primera película, salvo la voz del propio Nemo (Memo Aponte) quien por cuestiones de edad tuvo que abandonar su personaje, quedando en su lugar la voz de Darhey Fernández. El trabajo realizado es de excelente calidad, incluso los startalents ofrecen una muy buena actuación para sus personajes, lo que denota una dirección de primera para lograr el resultado final.



Si disfrutaste buscando a Nemo, entonces te encantará Buscando a Dory. Es una película que promete y encanta a niños y grandes por igual. Aunque hay risas, también está el mensaje que te dejará reflexionando por varios días al salir de la sala.

Calificación personal: 9/10


No pierdan tiempo, cuando tengan la oportunidad vayan corriendo a su cine más cercano a disfrutar de esta película. Les aseguro que no se arrepentirán.



*Fuentes: Buscando a Dory (2016) Dirigida por Andrew Stranton, producida por Walt Disney Pictures y Pixar Animation Studios

*Todas las imagenes pertenecen a Pixar animation studios & Walt Disney



¿Tu ya la viste? ¿Que te pareció? Cuéntanos tu opinión aquí abajo o si lo prefieres, síguenos en facebook para no perderte ninguna actualización.


Yo pensaba que era alguien arriesgada. Alguien que se atrevía a desafiar lo que las personas esperan que sea de alguna u otra manera.

Yo pensaba que no le temía a los cambios, que les hacia frente con una sonrisa en mi rostro mirando burlona los retos que las nuevas situaciones me enfrentaban.

Yo creía que contaba con una especie de inmunidad divina. 
Que las desgracias se mantendrían muy lejos de mi vida o la de mi familia.

Yo pensaba que estaba preparada para todo. Que las situaciones de riesgo eran otro simulacro cualquiera.

Yo pensaba que jamas iba a crecer. Que los adultos envejecían poco a poco mientras yo continuaba inmóvil a través de los años.

Ahora que lo pienso, yo estaba equivocada.

No es malo, solo es complicado.
Es darse cuenta que no eres todo lo que creías ser.
Duele darse cuenta de un momento a otro que tienes mas debilidades de las que te gustaría reconocer.
Que quizás eres mas vulnerable de lo que pensabas.
Que no todo es tan fácil como imaginabas.

Hay que cambiar las ideas, re-direccionar los esfuerzos y tal vez con el tiempo, nos podremos dar cuenta que eso que creíamos no era mas que nuestro deseo infantil de superación.




Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores