Renacer



Hace 21 años que llegue a este mundo y cada día soy una persona diferente.

Para ser sincera, cada etapa de mi vida la recuerdo de una manera diferente a como mis conocidos atestiguan haberla presenciado. Por ejemplo, cuando tenia 5 años según mi memoria yo era una niña muy tranquila y obediente, al menos creo que esa etapa fue la más tranquila pues no tenia obligaciones ni preocupaciones de ningún tipo. Yo era feliz, o al menos eso recuerdo yo.
Según mi mamá yo era una niña muy enojona, que guardaba en mi alma una molestia permanente. Era como si yo me encontrará a disgusto conmigo misma o con las personas que me rodeaban.

No concuerda su descripción con la mía, pero, tomando en cuenta mis dotes imaginativos (y que siempre me ha gustado exagerar un poquito la realidad) creo que su descripción en cuanto a mi a una tierna edad de 5 años es más realista que la mía.

Cuando estaba en secundaria, era una niña solitaria, confundida, tímida, con poca autoestima y con muy poca capacidad de hacer amigos. Verdaderamente tenia muchos problemas para integrarme con mis compañeros y hacer un grupo de amigos. Tomando en cuenta que apenas comenzaba a caerme el veinte sobre mi sexualidad y la manera en que yo no podía aceptar ser diferente, eso era una gran presión para mi. Aunque admito que jamas cruzo por mi cabeza algún pensamiento que atentara contra mi misma. De alguna forma, yo sabia que todo eso iba a pasar, o que al menos no iba a continuar así por el resto de mi vida. En esta etapa, yo no tenia un propósito, o al menos no había descubierto mi misión en esta vida. me daba igual morir muy joven. (Típicos dramas de adolescentes).

Fue cuando entre a la prepa, cuando poco a poco decidí cambiar mi vid ay mi actitud con las personas. Para este punto yo ya tenia mas o menos claro quien no era, pero aun faltaba conocer quien si era. Pasaron muchas cosas que me ayudaron a conocerme. A descubrirme a mi misma y a aprender a quererme tal y como soy. Ocurrieron muchos cambios (sobre todo en mi apariencia). Decidí abrirme mas al mundo, pero al parecer al mundo no le interesaba conocerme. Ahí empezaron los problemas, algunas personas que se sentían molestas conmigo únicamente por mi peinado, mi actitud, mi personalidad. Incluso llegaron a agredirme verbal y físicamente con tal de hacerme entender que nadie podía aceptarme como yo era.
En su momento me pareció horrible, y lo mas horrible era que yo había decidido hacerles caso.

A mediados de mi estadía en la universidad, decidí que ya había sido suficiente. Ya no quería seguir viviendo con un nudo en el estomago. Ya no quería seguir escondiéndome cuando alguien preguntara por mi, ya no quería seguir dando excusas cuando alguien preguntaba por aspectos íntimos de mi vida. Decidí dejar de actuar y me atreví a ser yo misma.
No crean que fue algo mágico y trascendental que se noto de la noche a la mañana, no.
Fue mas un acuerdo conmigo misma que se vio reflejado de manera inmediata en mi rostro, en mi sonrisa, en mi paz y en mi tranquilidad.
Hoy, doy muchas gracias por todo lo que he vivido pues realmente no seria hoy la persona que se pone a teclear esto con una sonrisa en su rostro al recordar con humor todo lo que antes le avergonzaba.

Es verdad, las fechas de cumpleaños nos recuerdan que no somos las mismas personas que hace varios años pero también nos dan la oportunidad de festejar nuestro propio renacimiento.

Mi cumpleaños me emociona demasiado, me alegra muchísimo el haber tenido la oportunidad de nacer en esta época, disfrutar del aquí, del ahora, del hoy.

Hace 21 años yo nací, hoy mismo yo decido renacer.

Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores