Amor por los días que no viví

“Con frecuencia se me acusa de vivir enamorada del pasado, tu sabes, de las canciones de otros tiempos, el estilo de vida que tenían las familias hace unas cuantas décadas atrás, lo sencillo que resultaba vivir sin tantas preocupaciones que en la actualidad nos matan poco a poco. Vivir sin esa presión que nos atormenta hoy en día.

¿Sabes una cosa? Tienen razón. Hubiera preferido haber vivido mi vida en un tiempo más alejado de la actualidad.

No me malinterpretes, quiero aclarar lo anterior.


Quisiera haber vivido en esos tiempos de locura y experimentación por la vida. Donde las oportunidades para salir adelante eran más reales y aumentaban dependiendo de cuanto empeño le dedicaras a lo que tú quisieras lograr. Donde era posible lograr un nombre a base de trabajo duro y esfuerzo, no a tener un buen apellido conocido en un partido político o ser amigo del sobrino del cuñado del primo del presidente.



Donde a los jóvenes se les consideraba unos incompetentes sociales para lograr un cambio en su país. Ser testigo de lo equivocadas que estaban esas voces al formar parte de la generación de hombres y mujeres que tuvieron que luchar por su derecho a ser escuchados. A hacer valer su opinión.



Donde los niños eran niños. No pequeños adultos mimados y con un poco tolerancia al fracaso como sucede hoy en día. Donde los niños no se traumaban por todo lo que sucedía a su alrededor, más bien buscaban respuestas en base a la práctica y la experimentación diaria sobre aquellas cuestiones que los atormentaban porque no había nadie que les resolviera el mundo para que no batallaran. Donde había una clara barrera entre “jugar” y “lastimar a otros”.

Donde las películas te atrapaban por tener una excelente historia, pues en esos tiempos no tenían la opción de agregar miles y miles de efectos especiales para sorprender a su exigente audiencia.

Donde estar ocupado con un aparato mientras hablabas con alguien, era tan descortés como inaceptable. Ver a los ojos a las personas era más importante que checar si tenías un mensaje.


Ser parte de esa generación donde apenas se destapaban los temas que incomodaban en esos tiempos. Las madres solteras, las parejas homosexuales, las enfermedades de transmisión sexual, la prostitución, la pornografía, el sexo antes del matrimonio, etc. 
Hechos que siempre existieron pero se evitaba hablar de ellos porque “no era correcto”.

Me hubiera gustado ser parte de la generación que tenía que conseguir sus discos favoritos en las plazas del mercado, en los bazares para encontrar aquellos que resultaban verdaderas joyas de museo por la dificultad que representaba conseguir un disco de acetato en buenas condiciones y aun precio más o menos justo.

Donde los artistas median su éxito en base al número de seguidores que podían reunir en un estadio. Donde los coros de las fanáticas enamoradas de sus ídolos, hacían imposible poder escuchar una canción. Tiempos donde las letras de las canciones expresaban sentimientos tan reales, que incluso te hacían derramar una que otra lagrima porque te sentías identificado con lo que ellos querían expresar. No como hoy, que las “estrellas juveniles” salen de programas bobos carentes de argumento y donde la música que dicen hacer no es más que sus voces con infinidad de arreglos para hacerla sonar más o menos bien.

Donde los videos musicales eran auténticas obras de arte. Cortometrajes tan excepcionales que se volvieron memorables a través de los años.


En fin, culturalmente me hubiera encantado pertenecer a esa generación que hoy en día puede presumir: “Hey mocosos, ustedes no conocen lo que es bueno. Todo lo que a ustedes les gusta hoy en día, surgió porque nosotros nos atrevimos a inventar, no a copiar ideas ni a conformarnos con cosas mediocres. Nosotros buscamos perdurar en el tiempo y lo conseguimos”.”




Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores