Semana loca y una entrada nueva en el blog



¡Un saludo a todos! :D
La verdad es que no había podido escribir una nueva entrada en el blog porque tuve semana de exámenes en la universidad (por cierto, el esfuerzo valió la pena *hurra*).
Pero ahora que termino, tengo algunas semanas un poco menos pesadas que me permitirán continuar con las publicaciones semanales (algunas diarias).

Esta entrada es más del tipo una bitácora de mi semana, es gracioso pero también algo extraño, pues no acostumbro hacer este tipo de publicaciones en el blog. Sin embargo, me gustaría hacerlo por todas aquellas personas que se toman el tiempo de visitar este espacio y de seguir las publicaciones en las redes sociales de la pagina en facebook y en mi cuenta de twitter.

Comenzando con una noticia extrañamente agridulce, debo contarles que me quede sin celular (otra vez). Mi poderoso Alcatel (ojo, no me pagaron para hacerle promoción a la marca XD) sufrió una caída tan ñoña (pero tan poderosa) que termino por fracturarse su pequeña pantalla táctil.
Es increíble porque la caída fue de risa: no más de 70 cm sobre el suelo (el poderoso alcatel ya había superado pruebas más poderosas a caídas en movimiento) fue lo suficientemente fuerte como para dejar inservible mi celular hasta que no repare la pantalla.
Lo triste de esto, es que el aparato fue un regalo de una tía en navidad: no dure ni 3 meses con cel.
Lo más pior como diría mi primito, es que en este momento no he tenido dinero para llevar al pobre moribundo celular a que lo arreglen, al menos no hasta el próximo sábado que haya money money.
Tal vez piensen: "-nah estas exagerando Karina" y tienen razón. La verdad que estar sin celular no es tan horrible como se escucha.
Lo único que no puedo hacer es oír música en mis interminables viajes en camión diarios y revisar face y twitter, pero seamos realistas, los dos últimos no son indispensables.


Lo segundo que sucedió, y esto es un poco más serio: mi abuelo se fracturo la pierna.
Es complicado, pues mi abuelo es un hombre que a pesar de la edad es sumamente activo y con una pierna rota, el hombre prácticamente se muere de impaciencia por no hacer las cosas que el quiere.
Todos en la familia lo visitamos en el hospital, pero es complicado para todos verlo tan triste en su camita con su pierna rota.
Un abrazo a mi abuelo y si de casualidad lee esto, quiero decirle que espero de todo corazón que se recupere pronto para verlo nuevamente de un lado a otro.

Y estos dos sucesos hicieron de mi semana un poco complicada.
La verdad es que solo uno de ellos es importante, lo demás son detalles bobos a los que le damos demasiada importancia. Mi celular por ejemplo, es un claro ejemplo de cuanto me pude haber acostumbrado a estar mirando por muchas horas una pantalla no tan interesante pero que con el tiempo llegue a asumir como algo indispensable de hacer.

Hehehe y hasta aqui dejamos la entrada 
Un abrazo a todos y gracias por leer. 
-Cari 

Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores