Crónica de una jodida gripe en una tarde de puente


Hoy es el segundo día que paso en cama gracias a una enfermedad tan común como la gripe.

Es extraño, a pesar de ser una enfermedad tan común, no por eso deja de ser más sencilla de llevar: los dolores de cabeza son intensos, mi cuerpo sufre de escalofríos constantes, mis mocos son abundantes y mi voz se escucha como un patético intento de sonido coherente que intenta explicar mi estado de ánimo.

Estoy jodida, me siento jodida y me veo muy jodida.

Me siento mal, mal por ser tan quejumbrosa. Está claro que esta enfermedad no es ni las migajas de una enfermedad grave o dolorosa que aquejan a millones de personas en el mundo.

Tal vez por eso esta enfermedad tan pasajera que termino por tumbarme en cama sea una forma de decirme lo afortunada que soy por tener salud los demás días del año. Si duele, duele más el tragarme mi orgullo ante mi hermano cuando le reprochaba su falta de salud porque no comía tanto limón como yo y por eso llevaba casi un año sin enfermarme así.

Sin embargo, algo me hace sentir mejor. Es el cariño con el que mi mamá me cuida en momentos como estos. Ya tengo veintitantos y anoche no pude evitar sentirme como una niña a la que su mamá la mira con ojos de preocupación porque la temperatura de su hija aumenta hasta hacerla decir incoherencias bobas por la enfermedad.

Así es esto, las enfermedades nos obligan a mostrarnos vulnerables ante aquellos que sabemos nunca nos harían daño, al contrario, son ellos los únicos capaces de ayudarnos a salir adelante.

Por mi parte, es una suerte que en la escuela hayan otorgado un puente de descanso tan largo el día de hoy. No hubiera tenido ánimos para asistir a clases de todos modos.

Doris la gata está al pendiente de mí. Después de calmar a sus gatitos en su caja a un lado de mi cama, Doris se acerca a olfatearme y depositar en mi frente algunos besitos de gato. Tal vez siente mi enfermedad. Anoche se durmió encima de mi panza, ronroneando para tranquilizarme un poco. Pudo haber sido un sueño o quizás un desvario por la temperatura, pero aún tengo la sensación de su peso contra mi cuerpo.

Después de acariciar a los gatitos dormilones en su caja, voy y agarro mi lap.
Si no tengo energías para nada, al menos que mis dedos sean capaces de teclear una líneas para distraer a la enfermedad. Funciona, realmente funciona. Sin darme cuenta ya casi llene una hoja con palabras.

Miro por la ventana y solo encuentro nubes grises, no he salido en todo el día, así que no se si hace frio afuera. Parece que si o quizás no. Para mí todo el día ha estado helando.



Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores