La obsesión a facebook: lo irrelevante completamente relevante

No se que tiene de interesante facebook como para tener que revisarlo cada 10 minutos.
No hay mensajes de urgencia, nadie requiere de mi presencia, de hecho ni siquiera es necesario para la humanidad que yo continué observando las actividades de mis todos mis "amigos".

Amigos entre comillas, pues a muchos solo los conozco por una foto de perfil.
Nunca he hablado con ellos, aunque admito que para no sentirme tan culpable de vez en cuanto les regalo un like a sus estados motivacionales.

Hay otros tantos a los que sigo con frecuencia, a esas personas con las que comparto una sana convivencia. A los que conocí en la escuela, con los que llevo clases, con los que platico de cosas un tanto irrelevantes. Con ellos si me gusta interactuar, comentar sus estados con una imagen graciosa, darles likes con gusto pues sus palabras expresan cosas con las que estoy de acuerdo o me gustaron en determinado momento.

Porque yo misma he sido parte de esta falsa ilusión, esa que nos permite crear una armada interacción. Donde tenemos el control de mostrarnos como nos gustaría ser, ocultar nuestras imperfecciones que nos recuerdan lo lejos de alcanzar la "perfección".


Aunque claro, no todo esta dicho.
Porque en la variedad de usuarios se descubren los demonios que en su mente luchan por expresarse. Porque se les otorgue un instante para liberarse.

Los míos, con frecuencia me sorprenden. 
Son tan bondadosos como para decirme al oído ideas completas que amenazan con perderse en el olvido si no los comparto con quienes tengo agregados en mi cuenta.
Se que son buenas ideas, ¿entonces porque me invade un sentimiento parecido a la desilusión cuando mido mi nivel de ocurrencia en base al numero de likes que reciben?.

Es que en el facebook, como en la interacción cotidiana, actuamos para agradar a los demás.
Porque en la vida real también ocultamos lo que pensamos con tal de no sentirnos excluidos.
Porque nos gusta que otras personas les guste lo que nosotros dijimos.

¿No es acaso una triste forma de vivir?

Porque con el tiempo he aprendido a relajarme, a tomarme todo esto como parte de un juego.
A decir lo que pienso sin esperar que a los demás les agrade, a expresarme (porque eso es lo que es, un medio de expresión) de manera autentica, sin preocuparme.
A utilizarlo de manera responsable e invertir mi tiempo en muchas otras cosas un poquito más productivas.

Porque este tipo de redes sociales no son un estilo de vida, son una herramienta para compartir con el mundo solo un pedacito de nuestra maravillosa vida.










Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores