Carta a Oscar Wilde sobre Basilio Hallward y Lord Henry Wotton

Muy estimado señor Wilde:

Hoy en la mañana he terminado de leer su única novela, que lleva por titulo: "el retrato de Dorian Gray". 
El motivo de la presente es primeramente para felicitarlo, pues su manera de escribir me parece exquisita y una manera muy placentera de conocer algunas de sus opiniones dichas en voz  de sus personajes.

Hablando de ellos, me gustaría platicarle mis opiniones con respecto a la manera de proceder de los protagonistas de su historia, únicamente mencionando a los dos caballeros que tienen una mayor relevancia en la vida de Dorian Gray.

Basilio Hallward es el responsable de elaborar la magnifica obra de arte por la que se desarrolla el conflicto del protagonista. Al principio de la historia, se muestra recio a revelar el nombre del dueño del retrato a un insistente y curioso lord Henry. ¿Porque? Coincido en la manera de pensar de Basilio cuando menciona que existe una traición en pronunciar el nombre del amado a otra persona. 
¿Sera acaso que cuando esta implicado el misterio sobre a quien le pertenecen nuestros suspiros o miradas distraídas se logra amar con mayor intensidad?

Sin duda, interpreto que la manera de proceder de Basilio se debe a que experimenta un temor por el cambio que permita romper la relación que hasta ese momento había logrado establecer con míster Gray. Basilio no quiere que lord Henry sepa la identidad del dueño del retrato porque conociendo las manera de pensar de su querido amigo, sebe de manera anticipada que todo aquel que escucha las ideas "controversiales" de Henry, tiende a dudar sobre el valor de las propias.

Basilio puso demasiado de él en su obra. Sabe la capacidad emocional que se puede transmitir para los espectadores el observar la perfección de su trabajo. Le aterra saberse descubierto por algo tan obvio como una pintura. ¿No es acaso una constante que tiende a repetirse en la vida de los artistas?
Tememos mostrar demasiado de nosotros con nuestro arte, porque se corre el riesgo de mostrar un trozo de nuestra alma que dotaría de vida a la obra. Es imposible no dejar un poco de nosotros en aquello que amamos, sea el arte u otra persona.

Basilio amaba con locura a Dorian, sea por su belleza como una de sus características imposibles de ignorar, aunque quizá se vuelven más intensos sus sentimientos por el, por la increíble capacidad que tiene el joven para potenciar su talento creativo y ser capaz de expresarse por completo en sus pinturas.

Basilio sufre cuando se entera que Dorian se ha enamorado, y no precisamente de el. Aunque se muestra sereno e intenta ser imparcial para dar su opinión cuando Dorian se lo solicita, no puede evitar ignorar el amor que habita en su corazón por el. Sacrifica su pasión latente producto del amor en favor que su amado pueda ser feliz con Sibila, la joven pero desconocida actriz.

Su desenlace, señor Wilde, me dejo con un nudo en la garganta. Fue sorprendente como impactante enterarme del destino que el pobre Basilio tuvo que enfrentar. Me abstengo de comentarlo en estas lineas, por respeto a aquellos que aún no tienen la oportunidad de finalizar su obra. Pero no dejo de comentarle lo triste que me sentí con ello.

Ahora bien, Lord Henry sería una perfecta representación de un caballero con ideas propias producto de la experiencia y la experimentación.
Es un deleite para la vista leer las opiniones de este hombre, pues se muestra incapaz de fingir sus emociones, todo lo que dice es genuino y por lo mismo resulta pesado para sus amistades.
El mundo necesita más personas como Henry, pues como se refleja en la obra las ideas de Henry marcan un cambio en la manera de pensar de todo aquel que cruza palabras con el.

Henry siempre tiene algo que decir, y las personas a su alrededor (aunque lo nieguen) siempre estarán dispuestos a escucharlo.

Sin embargo, hay un aspecto que no comparto con tan ilustre personaje, espero me disculpe señor Wilde pero como mujer del siglo XXI tengo la necesidad de expresar mi descontento.
En muchos de sus diálogos, se muestra una marcada tendencia a subestimar la inteligencia que desempeña la mujer, generalizando y menospreciando en ocasiones su papel.

Entiendo que cuando usted concibió la obra, el contexto que se vivía y la época era otra. Por lo tanto se podría entender algunas de sus percepciones. Sin embargo, no estoy de acuerdo con sus puntos de vista.

En fin, no olvide que es una opinión, no me atrevo a criticar su trabajo pues se ha ganado con honores ser clasificada en mi sección de libros favoritos.
Disfrute mucho su lectura, y fue mucha la influencia que su obra logro impactar en mi persona.
Permitame felicitarlo, donde quiera que se encuentre y reciba un abrazo de mi parte.


Una lectora asidua de su obra:
Susana Valentino



*Llamo Basilio al pintor porque en la edición que leí (Editorial PORRÚA) así lo nombran en toda la obra. Y a mi me gusto más como se escucha Basilio.


Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores