Defectos

Los defectos son aspectos de nuestra personalidad que no terminan de gustar a las personas que nos rodean. Hablar sobre ellos es una especie de tabú maquillado: es más común escuchar los defectos de una persona que no esté presente a encarar los propios.

A nadie nos gusta escuchar que nos digan nuestros defectos, a veces se considera una falta de respeto enorme decirle a alguien sus fallas en la personalidad. Y es peor para quien los escucha sin haberlo pedido.

Los chismes son tan adictivos de escuchar porque precisamente nos recuerdan que las "fallas" de otras personas son más grandes que las nuestras. Que no somos los únicos que se equivocan.


Los defectos de personalidad son como un tener un frijol en el diente: todos lo ven (menos nosotros), algunos se ríen de nosotros apenas les damos la espalda, pero muy pocas personas van a atreverse a decirnos lo que están viendo en nosotros que causa tanta gracia a los demás. Puede ser que nos enojemos con la persona que nos hizo la observación, pero a la larga estaremos agradecidos por su honestidad.

Aquí es donde toco un punto conflictivo: ¿Debo trabajar por deshacerme de un defecto cuando sé que le molesta a los demás? ¿Debo hacerlo por complacer a terceros o porque en verdad me estoy haciendo daño a mí mismo con esta actitud?

Por ejemplo, si un niño de 6 años habla con un tono de voz muy elevado y con muy poca discreción para preguntar algo que llame su atención, su madre lo reprenderá por ser "indiscreto". 
¿El niño debe sentirse mal porque su madre señalo una actitud frecuente en su comportamiento que no le gusta a ella y por lo tanto es probable que tampoco le gusta a los demás?
Tal vez para el niño, expresarse de esa manera lo ayuda a que sus preguntas no sean ignoradas. Lo ayudan a captar el interés de su interlocutor de manera inmediata.
¿Entonces?

Cuando alguien suele sincerarse con nosotros sobre lo que no le gusta de nuestra personalidad, solemos sentir una pequeña incomodidad, muy difícil de explicar. A veces nos avergonzamos de nosotros mismos, otras veces reaccionamos con agresividad y negamos tener esos comportamientos de los que se nos acusa. Hay ocasiones en las que la incredulidad se apodera de nosotros y creemos que la versión que tienen otros sobre cómo nos comportamos es una increíble distorsión de la realidad. "Yo no soy metiche, chismosa, presumida, engreído, envidiosa, majadera, intrigoso, mentirosa, orgullosa, arrogante, celoso, etc. etc. etc. "Los demás si lo son, pero yo no". "Imposible, ese no soy yo"

Puede que lo seas, puede ser que todos sepan que lo eres. Todos menos tú.
Pero no te debes sentir avergonzado de ser tú mismo. No nos hagamos tontos, estamos educados para señalar los defectos de otros e ignorar los nuestros. Como si negándolos inmediatamente no existieran.
Así eres, la verdad es que así haz sido desde que te conocen. Mejor dicho, así somos.

Nos duele darnos cuenta que estamos muy lejos de alcanzar la perfección.
Nos duele escuchar esa vocecita repitiendo constantemente: "tienen razón, tu estas mal"
Nos duele sentir a nuestro EGO lastimado.
Pero más que nada, nos duele ser humildes con nosotros mismos y admitir que tal vez si estamos fallando en algo que a nuestra conciencia estaba oculta o difícil de ver.

No se engañe. No somos perfectos. Nunca lo seremos.
TODOS tenemos nuestras fallas en actitudes y comportamientos.

Tampoco se trata de culparse y cambiar todo lo que los demás les molesta de nosotros solo para agradar a otros. Más bien se trata de darnos cuenta que clase de actitudes se presentan con mayor frecuencia y nos impiden lograr un óptimo equilibrio en nuestras relaciones con las demás personas.

Tenemos la capacidad de cambiar SOLO cuando en verdad deseamos hacerlo.


No te atormentes: escúchalo, entiéndelo, medítalo, ignóralo o resuélvelo, déjalo ir.



Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Related Posts

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre mi

Mi foto

Autora de "Versos con café" 
Amiga del silencio, storyteller desde chiquilla, geek por gusto.
Hago las cosas que me apasionan, escribir, hacer garabatos en papel. 
Hablar es de esas (pocas) cosas que se me dan bien. 
Especialmente contar historias. 
Sigamos en contacto, apoyame con tu like y no te pierdas ninguna actualización :D

Gracias por leer :)

Seguidores